¿Por qué el drenaje linfático es el mejor de los socios?


Son muchas las personas que se acercan a nuestra clínica pidiendo información sobre el drenaje linfático manual. Así como también, son muchas las dudas acerca de su aplicación y sobre sus verdaderas indicaciones, ya que muchas veces se asocia exclusivamente al ámbito de la estética.


El drenaje linfático manual es una técnica cuyo objetivo fundamental es el de reestablecer el equilibrio linfático cuando éste se ve alterado por alguna causa.


Pero… ¿Qué es el sistema linfático y cómo funciona?


El sistema linfático está formado por una red vascular distribuida por todo el organismo paralelamente al torrente circulatorio y que transporta una sustancia llamada #linfa. La linfa es un líquido pobre en proteínas y rico en lípidos que recorre los vasos linfáticos. La linfa no aporta oxígeno como la sangre ya que carece de glóbulos rojos y hemoglobina. Tiene una composición comparable a la del plasma sanguíneo. La linfa contiene glóbulos blancos. Dependiendo de dónde se forme tendrá una composición u otra, por ejemplo: la linfa de un ganglio linfático es más rica en linfocitos; en cambio, la formada en el sistema digestivo es rica en triglicéridos.

El principal objetivo de la linfa es bañar a las células con agua y nutrientes y eliminar productos de desecho.


Cuando hay algún problema con el funcionamiento de este sistema, se produce una acumulación de líquido intersticial que se convierte en un #edema.




El #drenajelinfático trata de dar salida a esta acumulación de líquido mediante la estimulación de forma específica del sistema linfático. Consiste en un conjunto de técnicas de masoterapia suaves, rítmicas y lentas siguiendo las vías y canales linfáticos en dirección al corazón. Para ello es de vital importancia que el profesional informe previamente al paciente de todas estas cuestiones, y es que en ocasiones esta suavidad

puede entenderse como mala praxis.


¿Qué beneficios podemos obtener con su aplicación?


  • Mejora la circulación linfática favoreciendo la eliminación de desechos del organismo y el exceso de líquido.

  • Elimina toxinas.

  • Controla la presión sanguínea.

  • Disminuye la inflamación creada por la retención de líquidos.

  • Mejora el sistema inmune.

  • Tiene efecto analgésico y produce relajación.

  • Mejora la función renal.


¿En qué casos está indicado este tratamiento?


  • Linfedemas de origen oncológico.

  • Edemas producidos por: problemas renales, embarazo o menstruación, edemas faciales, linfoestáticos, del sistema nervioso, postoperatorios y de origen traumático (luxaciones, distensiones musculares, desgarros, hematomas, etc.)

  • Varices.

  • Celulitis.

  • Piernas cansadas.

  • Piernas edematosas.

  • Acné.

  • Cefaleas, migrañas, vértigos.

  • Artrosis, artritis.

  • Hematomas.

  • Afecciones del aparato digestivo.

  • Enfermedades de las vías respiratorias.

  • Hipertensión.

  • Hipotiroidismo.

  • Ansiedad, estrés.

  • Fibromialgia.


Por último, debo añadir que el mejor aliado al drenaje linfático es nuestro tratamiento de presoterapia. Es un sistema de presión y descompresión mediante cámaras de aire (con un sistema de bombeo disto-proximal), a través del cual conseguimos una estimulación continua del sistema sanguíneo y linfático. Dicho mecanismo nos aporta un complemento perfecto para la estimulación manual previa. Tiene aplicaciones tanto médicas como estéticas.


Cristina Macía.

Fisioterapeuta.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo