Conoce los beneficios y desventajas de correr descalzos

En los últimos años ha habido un boom en la práctica del #running, y por lo tanto mucho más interés en aspectos relacionados con él.


Una de las tendencias que vemos en el mundo #runner es la de correr descalzo o con calzado minimalista (barefoot). Como en todo en esta vida hay partidarios y detractores, es uno de los temas más controvertidos en el mundo del #corredor y, seguramente, de los que menos respuestas concluyentes tienen en la evidencia científica.



Fuente: fisioalmoradi

La teoría del #barefoot se basa en que el cuerpo ya está diseñado con los mejores mecanismos de protección, necesarios para absorber las fuerzas de impacto que se producen durante la carrera.


Antes de entrar en materia de pros y contras, vamos a nombrar los cambios que suceden con una carrera minimalista.


Todos los estudios revisados han observado:


· Los #corredores descalzos inclinan ligeramente el tronco hacia delante.

· Dan los pasos más cortos y aumentan la frecuencia de zancada apoyando menos tiempo el pié en el suelo y no impactando con el talón en la fase de apoyo.


· Corriendo #descalzo se genera más tensión sobre los tríceps surales y los tendones de Aquiles ya que realizan un trabajo excéntrico más intenso para mitigar el impacto del terreno y acumular energía elástica necesaria para el siguiente paso.


· La musculatura intrínseca del pie y la #fascia plantar se ven sometidas a mayor carga para soportar el aumento de movilidad del pie.


Sabiendo esto, vamos a ver los beneficios y las desventajas que se le atribuye al barefoot desde la comunidad científica por ahora.

BENEFICIOS:


· Todos los estudios han observado que la forma de correr descalzo es más eficiente desde el punto de vista biomecánico.


· Mayor velocidad.


· Aumento del ahorro energético un 5%.


· Mayor agilidad.


· Fortalecimiento del arco plantar y la musculatura plantar.


· Debido a que la zancada es más corta, hay indicios de ser beneficioso en patologías de rodilla y/o cadera y síndromes compartimentales.


DESVENTAJAS:


· Mayor inestabilidad.


· No se ha demostrado que produzca menos lesiones que corriendo con zapatillas.


· Requiere un proceso de adaptación, no sólo en volumen e intensidad de entrenamiento, sino realizando ejercicios específicos para preparar la musculatura y articulaciones del pie a una nueva mecánica.


· Mayor riesgos de fracturas por estrés, especialmente las primeras semanas y con mayor incidencia en mujeres y en corredores que no acompañan la adaptación con ejercicios para la musculatura intrínseca del pie.


· Durante la fase de “aprendizaje” aparecerán molestias en el inicio, como ampollas, golpes, rozaduras con el asfalto. Las superficies de las que disponemos para correr no son las más idóneas.


Después de todo esto voy a dar una humilde opinión que se me plantea. Si llevamos 20, 30, 40 años caminando con calzado, adaptando nuestro cuerpo y nuestra biomecánica a él (incluso, nuestro aprendizaje desde bebés ya se realiza con calzado) podemos decir que la evolución puso el calzado en nuestra vida hace 40000 años, entonces simplemente por protección y hoy en día ya tiene componentes estéticos y más. Entonces, ¿cuánto tiempo se necesita realmente para esa adaptación? ¿Meses? ¿Años? ¿Nunca? Ahí os lo dejo.


Mi opinión es que donde vivimos para adaptar realmente nuestro cuerpo a esta nueva forma, deberíamos entrenarlo desde bebés. Sin embargo, si plantearía correr descalzo como parte de un entrenamiento. Esto ayudaría a fortalecer la musculatura intrínseca del pie y de los tríceps surales y mejorar la propiocepción del pie.

El entrenamiento combinado podría favorecer la prevención de lesiones aunque no hay estudios que lo confirmen, ya que las causas de las lesiones deportivas son multifactoriales y no solo dependen del uso o no de zapatillas.



Cristina Macía.

Fisioterapeuta.

FISIOTERAPIA · OSTEOPATÍA · PODOLOGÍA · NUTRICIÓN · ESTÉTICA